BLOG

Gestión de los derechos en la música indígena digitalizada

Entrada publicada el 19 Diciembre,2016

Octubre de 2016

por Wend Wendland, Director de la División de Conocimientos Tradicionales, OMPI*

Ole Kaunga y Ole Tingoi acudieron a mí en 2006, a la sombra de la vieja acacia donde se reúnen los ancianos de la comunidad, con una idea que podría ayudar a los masái del África Oriental a conseguir un flujo de ingresos adecuados a nuestra época.  “Creemos una biblioteca con nuestra música y pongámosla a la venta en línea”, dijo Ole Kaunga.  “Como iTunes”.

Ole Kaunga y Ole Tingoi son miembros de la comunidad masái de Il Ngwesi, en Laikipia, Kenya. 

Así comenzó una ambiciosa asociación que pretende proporcionar beneficios concretos a la comunidad mediante la grabación, el archivo y la comercialización de la

Octubre de 2016

por Wend Wendland, Director de la División de Conocimientos Tradicionales, OMPI*

Ole Kaunga y Ole Tingoi acudieron a mí en 2006, a la sombra de la vieja acacia donde se reúnen los ancianos de la comunidad, con una idea que podría ayudar a los masái del África Oriental a conseguir un flujo de ingresos adecuados a nuestra época.  “Creemos una biblioteca con nuestra música y pongámosla a la venta en línea”, dijo Ole Kaunga.  “Como iTunes”.

Ole Kaunga y Ole Tingoi son miembros de la comunidad masái de Il Ngwesi, en Laikipia, Kenya. 

Así comenzó una ambiciosa asociación que pretende proporcionar beneficios concretos a la comunidad mediante la grabación, el archivo y la comercialización de la música masái y otras expresiones culturales.

Este revolucionario proyecto se inscribe tanto en la temática de la preservación del patrimonio, como en la de la autodeterminación, el desarrollo rural, la iniciativa empresarial comunitaria, la promoción de la creatividad y la reducción de la brecha digital. 

Las Naciones Unidas incluso han realizado una película al respecto. 

Las comunidades indígenas y locales en el puesto de mando 

música masái y otras expresiones culturales.

Este revolucionario proyecto se inscribe tanto en la temática de la preservación del patrimonio, como en la de la autodeterminación, el desarrollo rural, la iniciativa empresarial comunitaria, la promoción de la creatividad y la reducción de la brecha digital. 

Las Naciones Unidas incluso han realizado una película al respecto. 

Las comunidades indígenas y locales en el puesto de mando 

Anne Tome (arriba), de la comunidad masái de Il Ngwesi, recibió
formación práctica sobre las técnicas documentales y las habilidades
de archivo necesarias para llevar a cabo una conservación cultural
eficaz en las propias comunidades. (Foto: Cortesía de The American
Folklife Center
, Biblioteca del Congreso / Guha Shankar).

El proyecto identifica tanto los beneficios como los riesgos de  las nuevas tecnologías para las comunidades indígenas y locales.  Si bien las nuevas tecnologías pueden preservar y difundir el patrimonio indígena como nunca antes se pudo hacer, es de vital importancia que las propias comunidades tengan la facultad de tomar decisiones fundamentadas sobre el modo de gestionar los derechos de P.I. resultantes de conformidad con sus valores culturales y objetivos de desarrollo. 

Por ello, este proyecto piloto quiere poner a las comunidades indígenas y locales en el puesto de mando.  La OMPI ha desarrollado este proyecto en colaboración con The American Folklife Centre de la Biblioteca del Congreso, en Washington D.C., y el Center for Documentary Studies de la Duke University, en Carolina del Norte (Estados Unidos de América).  Una vez lanzado el proyecto, los museos nacionales de Kenya también prestaron una valiosa ayuda. 

La idea principal es que los masái pasen de ser los objetos de estudio a ser los productores de su propio archivo documental y, como tal, los titulares de los derechos de esas nuevas grabaciones.

John Ole Tingoi y Anne Tome de Il Ngwesi –elegidos por la comunidad por su interés y sus aptitudes– recibieron formación práctica sobre las técnicas documentales y las habilidades de archivo necesarias para llevar a cabo una conservación cultural eficaz en las propias comunidades.  La OMPI ofreció a la comunidad formación en materia de P.I. para permitirle gestionar sus derechos de P.I., además de un equipo básico de cámaras, grabadoras de sonido, computadoras y programas informáticos para arrancar el proyecto. 

Apoyo a la gestión de los derechos

Foto: Cortesía de The American Folklife Center, Biblioteca del Congreso / Guha Shankar

El principal objetivo del proyecto es garantizar que los propios masái son capaces de gestionar la información sobre la P.I. relativa a cada una de sus grabaciones.  La gestión de los derechos de P.I. es por lo tanto un componente fundamental del proyecto, e incluye la identificación de los titulares de derechos y el modo en que se puede hacer uso de estas obras de conformidad con las leyes y prácticas consuetudinarias. 

La gestión de los derechos es tan importante para el archivo de las grabaciones con fines de conservación como para su difusión y comercialización.  Aparte del proyecto piloto masái, otras iniciativas han querido desarrollar métodos prácticos y de fácil utilización para que los titulares de derechos puedan gestionar sus derechos.  Dos de ellas merecen una atención particular.

Local Contexts:  transmitir información mediante etiquetas

El proyecto Local Contexts ofrece a las comunidades indígenas varias “etiquetas” que pueden adjuntar a sus grabaciones digitales de material cultural.  En virtud del sistema de P.I. convencional, se suele considerar que este material forma parte del dominio público y que, por lo tanto, se puede utilizar libremente. 

Las 13 etiquetas disponibles actualmente en Local Contexts proporcionan a los usuarios potenciales información importante sobre el significado y el estado de los materiales culturales.  Al etiquetar sus materiales, las comunidades pueden proponer normas de acceso y utilización que suelen basarse en las leyes y prácticas consuetudinarias, proporcionando a los usuarios de los materiales una idea clara de lo que se espera de ellos en términos de uso y atribución del material. 

Este enfoque es especialmente valioso en lo relativo al material sagrado y/o ceremonial.  Por ejemplo, la etiqueta Traditional Knowledge Community Use Only significa que el material en cuestión no está normalmente disponible al público, y pide implícitamente a los usuarios que piensen detenidamente si van a utilizar el material y cómo lo van a hacer. 

En muchos casos, al tratar de catalogar información sobre el patrimonio cultural, gran parte de esa información queda registrada incorrectamente o bien es omitida.  En respuesta a ese problema, la etiqueta Traditional Knowledge Attribution vuelve a poner el nombre de una comunidad en el registro histórico y de archivo y pide a los usuarios que hagan lo mismo.  La etiqueta también pone de nuevo en contacto a las comunidades contemporáneas con el material histórico y conecta a los usuarios con esas comunidades.

Local Contexts es una de las numerosas iniciativas que han querido desarrollar métodos de fácil utilización para que los titulares de derechos puedan gestionar sus derechos. Las etiquetas TK ofrecidas por Local Contexts permiten a las comunidades indígenas transmitir información importante relativa a sus materiales culturales.

De manera similar, la etiqueta Traditional Knowledge Commercial indica que el material se puede utilizar con fines comerciales pero que los usuarios deben respetar los protocolos comunitarios.  Creada para desalentar un uso denigrante, la etiqueta fomenta el diálogo entre el usuario y la comunidad de origen. 

Claramente, esas etiquetas no son “coercitivas” pero los fundadores de la iniciativa, Jane Anderson y Kim Christen Withey, explican que “apelan a los mejores instintos de los usuarios de materiales culturales indígenas para que se sirvan de ellos y los compartan con responsabilidad y respeto”.

El sistema de etiquetado Local Contexts está precisamente destinado a comunidades como la masái.  Inicialmente creadas para apoyar el proyecto Mukurtu en Australia Central, las etiquetas se están probando actualmente con comunidades nativas americanas y de las Primeras Naciones en el Canadá y los Estados Unidos de América.  The American Folklife Center, de la Biblioteca del Congreso, será una de las primeras instituciones que incorpore las etiquetas en su catálogo y en su material digital a resultas del trabajo que está realizando con la Nación Passamaquoddy del estado de Maine, consistente en etiquetar y digitalizar una colección de grabaciones de sonido de los años 1890. 

The Copyright Hub: making licensing easier

El Copyright Hub:  facilitar la concesión de licencias

Una segunda iniciativa que ayuda a las comunidades indígenas y locales a gestionar sus derechos de P.I. es el Copyright Hub (véase El Copyright Hub del Reino Unido: licencia para crear - Revista de la OMPI). 

En el entorno digital, es fácil encontrar contenido creativo, pero este suele estar separado de sus titulares y de toda información relativa a los derechos de P.I.  Con frecuencia, tenemos muy poco o ningún conocimiento de los derechos vinculados a diferentes materiales, o de a quién pertenecen.  Ello constituye un obstáculo para el intercambio, la reutilización y la creatividad. 

El Copyright Hub, una plataforma tecnológica de uso gratuito, aborda ese problema facilitando la concesión de licencias de uso para materiales protegidos y no protegidos por derecho de autor en el entorno digital.  Para ello, atribuye identificadores a las obras, permitiendo a aquellos que quieren utilizar su contenido –intermediarios y titulares (o sus computadoras)– comunicarse unos con otros y concluir acuerdos de concesión de licencias en línea en tan solo unos clics.  Con el Copyright Hub, los permisos se manejan automáticamente y sin complicaciones.  La solución que ofrece el Copyright Hub promete desvelar tesoros de contenido creativo en todo el mundo.

Aunque los materiales indígenas digitalizados plantean algunos problemas con respecto a los derechos que son poco comunes desde la perspectiva del derecho de autor convencional, si las plataformas como el Copyright Hub pudieran llegar a las comunidades indígenas y locales de los países en desarrollo, acelerarían su propia ascensión a escala mundial.

La idea central del proyecto piloto es que los masái pasen de ser los objetos de estudio a ser los productores de su propio archivo documental y, como tal, los titulares de los derechos sobre esas grabaciones (Foto: Cortesía de The American Folklife Center, Biblioteca del Congreso / Guha Shankar).

El futuro del proyecto piloto masái

De vuelta a Il Ngwesi, que se encuentra a seis horas de ruta en todoterreno, por una carretera de un rojo ocre plagada de baches, desde el centro urbano más cercano del Norte de Kenya, el proyecto se enfrenta a varios retos:  conceptuales, políticos, jurídicos y logísticos, por nombrar algunos. 

El proyecto está ubicado en un amplio panorama de pobreza rural, degradación ambiental, cambio climático, desplazamiento de la comunidad y pérdida de tierras, factores que están frenando los valientes esfuerzos de la comunidad.  A pesar de esos retos, la comunidad masái de Il Ngwesi sigue realizando grabaciones y, de forma lenta pero segura, está construyendo una biblioteca con sus expresiones culturales. 

No obstante, se necesita invertir más tiempo, energía y recursos para que la visión de la comunidad dé sus frutos. 

Oportunidades para el desarrollo impulsado por la comunidad

Las culturas indígenas se caracterizan por una riqueza de conocimientos –conocimientos que pueden fomentar la creatividad y generar un desarrollo económico real impulsado por la comunidad.  La creatividad en las comunidades indígenas y locales del mundo entero es dinámica y abundante y, en un mundo cada vez más uniforme, existen grandes oportunidades para esas comunidades de generar ingresos, teniendo en cuenta que los consumidores buscan sonidos frescos y diseños que sean auténticos y diferentes. 

Un mayor número de trabajos prácticos del estilo de los del proyecto masái, como complemento de iniciativas políticas de más largo plazo destinadas a modificar la legislación actual de P.I., podría ofrecer a las comunidades beneficios concretos y cuantificables a corto plazo. 

Pero se necesita más inversión y un compromiso revitalizado si se quieren lograr esos beneficios.  Debemos pensar claramente qué tipos de asistencia práctica necesitan las comunidades y cómo pueden aprender y sacar provecho otras comunidades de la experiencia de los masái. 

La comunidad de Il Ngwesi ya ha acumulado cerca de 150 grabaciones de vídeo y más de 200 fotografías, y tiene planes ambiciosos aunque razonables para editar, archivar, utilizar y compartir este material. 

El proyecto masái podría servir de ejemplo para crear modelos sostenibles que protejan la riqueza de las culturas indígenas, fomenten la creatividad y generen un desarrollo económico real en la comunidad. 

Gracias a Jane Anderson, Jens Bammel, Caroline Boyd, Ole Kaunga, Kiprop Lagat, Guha Shankar y Ole Tingoi por haber comentado y mejorado las anteriores versiones de este artículo. 

* Este artículo es responsabilidad del autor y no representa necesariamente la opinión de la OMPI ni la de ninguno de sus Estados miembros, o de MARQUESPATENT, S.L.

...

ENTRADA EN VIGOR DEL NUEVO REGLAMENTO (UE) 2015/2424 DEL PARLAMENTO Y DEL CONSEJO de 16 de Diciembre de 2015

Entrada publicada el 22 Marzo,2016

ENTRADA EN VIGOR DEL NUEVO REGLAMENTO (UE) 2015/2424 DEL PARLAMENTO Y DEL CONSEJO de 16 de Diciembre de 2015.

COMENTARIOS de Eva Marqués  AL ARTÍCULO Nº 28 /7

(Marcas comunitarias[1] y marcas internacionales que designan la UE solicitadas antes del 22 de junio de 2012)

La Oficina comunitaria de marcas[2] ha venido considerando que las marcas comunitarias solicitadas con anterioridad a 22 de junio de 2012 para todo el enunciado general de productos o servicios de una determinada clase de la Clasificación de Niza, otorgan protección respecto de todos los productos o servicios incluidos en la lista alfabética de esa clase conforme a la edición de la Clasificación vigente en el momento en que se solicitó el registro.

En cambio,  como consecuencia de una resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, se entiende que las marcas comunitarias solicitadas con posterioridad a dicha fecha y que designan el enunciado general de una clase, sólo cubren los productos o servicios comprendidos en el tenor literal de dicho enunciado general.

El nuevo Reglamento de la Unión Europea por el que se modifica el Reglamento sobre la marca comunitaria, establece que, en adelante, los enunciados generales de las marcas comunitarias anteriores a 22 de junio de 2012 también serán interpretados literalmente, de forma que estas marcas limitarán su protección al significado literal de los términos del título de la clase de que se trate.

 

[1] A partir del 23 de marzo de 2016 las marcas comunitarias pasan a denominarse marcas de la Unión Europea.

 

[2] Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI), que, a partir del 23 de marzo de 2015, pasará a denominarse Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (UEIPO).

 

Descarga el PDF

...

Open de España 2015

Entrada publicada el 22 Enero,2016

 

Revista PROGRAMA OFICIAL – OPEN DE ESPAÑA 2015

...

David Bowie y la innovación financiera en el campo de la P.I.

Entrada publicada el 19 Enero,2016

Glam rock, trajes que difuminan la distinción entre los sexos, óperas con escenografías complejas y desmesuradas sobre alienígenas que caen a la tierra… pero también títulos respaldados por activos.

La energía desbordante de David Bowie para reinventarse de forma creativa e innovar en la música le ha dado fama mundial, siendo uno de los artistas más admirados de su generación.  Sin embargo, es menos conocido por su papel pionero en el uso de la Propiedad Industrial.

En 1997, Bowie vendió 55 millones de dólares EE.UU. de lo que su representante denominó “bonos Bowie” (Bowie Bonds) – títulos a 10 años con un rendimiento del 7,9%, respaldados por 25 álbumes de Bowie grabados antes de 1990.  Su objetivo era garantizar “un anticipo más alto que lo que arrojaría un nuevo acuerdo de distribución con la casa discográfica” y “recomprar los derechos de publicación de algunas canciones, vendidos a un antiguo mánager, además de invertir en empresas de Internet”, según el prospecto original de los “bonos Bowie”.

Imagen de Thierry Ehrmann, en Flickr mediante una  licencia genérica, atribución 2.0. de Creative Commons

“Fue un uso creativo y vanguardista en sistema de derecho de autor , aunque no está a disposición de todos los creadores, porque muchos de ellos no son titulares de todos los derechos necesarios sobre sus obras, lo que dificulta la titulización de regalías futuras, o bien porque los creadores no tienen acceso al mercado por otros motivos”, según Michele Woods, Directora de la División de Derecho de Autor de la OMPI.  “Por ese motivo, la OMPI lleva a cabo un arduo trabajo para ayudar a los creadores de todo el mundo a multiplicar sus ganancias de distintas maneras”.

Los bonos Bowie fueron los primeros de una serie de instrumentos financieros respaldados por las ganancias de los creadores, y el ejemplo fue seguido por James Brown y Marvin Gaye entre otros.  Los bonos permitían a los artistas monetizar su obra de forma inmediata, proporcionándoles liquidez anticipada para inversiones con las cuales diversificar sus carteras o realizar otras importantes adquisiciones.  Esa titulización aún se mantiene en el sector creativo.  Un ejemplo reciente, mencionado en Variety en 2014, es la titulización que hizo Miramax, por 250 millones de dólares EE.UU., de su biblioteca fílmica de 700 títulos, para respaldar sus emprendimientos en televisión y cine.

Los “bonos Bowie”

Los tratados de la Ompi, entre ellos el Convenio de Berna, ofrecen el marco necesario para que los creadores puedan monetizar sus creaciones, y los Estados miembros de la OMPI procuran establecer condiciones beneficiosas para los creadores .  El 24 de junio de 2012 los Estados miembros de la OMPI adoptaron el Tratado de Being sobre Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales, que concede a los artistas intérpretes o ejecutantes cuatro tipos de derechos patrimoniales sobre sus interpretaciones y ejecuciones audiovisuales, por ejemplo, las películas:  los derechos de reproducción, distribución, alquiler o de puesta a disposición de sus interpretaciones y ejecuciones.  El Tratado también concede a los artistas intérpretes o ejecutantes derechos morales, entre otros destinados a beneficiar a los creadores.  El Tratado abarcará las interpretaciones y ejecuciones contenidas en obras audiovisuales como películas y programas de televisión.

Fuente :  revista  WIPO WIRE 14 enero 2016.

...

La nueva Ley de Patentes española

Entrada publicada el 21 Octubre,2015

Tal como les anunciábamos en nuestro anterior artículo , ahora les comunicamos la aprobación de La nueva Ley de Patentes española –Ley 24/2015, de 24 de julioaprobada el 25 de julio y que entrará en vigor el 1 de abril de 2017.

Esta nueva Ley equipara la normativa española al ámbito internacional, siendo a partir de su entrada en vigor, mucho más difícil obtener un título de patente o modelo de utilidad de lo que venía siendo hasta ahora. Destacamos sus principales novedades como las siguientes:

- Se modifica el sistema de concesión, estableciendo un único procedimiento con examen previo de novedad y actividad inventiva. - Especificación de las invenciones laborales aumentando la seguridad jurídica
- Se simplifica la regulación de las “licencias obligatorias”, que el titular de la patente debe dar en para evitar que una invención quede sin explotar. 
- Se incluyen expresamente entre los títulos de protección los Certificados Complementarios de Protección, o CCP. - Reducción de cargas administrativas y aceleración de los procedimientos - En los modelos de utilidad (que afectan a invenciones menores), se amplía su ámbito de protección a los productos químicos. 
- Reducción de tasas para Pymes y bonificación para las universidades. 
 

Así mismo se incluye entre los fines de la OEPM la mediación como institución arbitral,  para la solución de conflictos relativos a la Propiedad Industrial en aquellas materias no excluidas de la libre disposición de las partes conforme a derecho.

Nueva_Ley_de_Patentes_BOE-A-2015-8328.pdf

...