Marcas

La marca es un signo distintivo, susceptible de representación gráfica, que sirve para diferenciar en el mercado los productos y servicios de una empresa de los de otras

El registro se obtiene respecto de una o más categorías de productos o servicios y ello determina la extensión de la protección. Tiene una vigencia de 10 años y puede ser renovado por sucesivos períodos de igual duración.

A través de su registro el titular de una marca adquiere el derecho a impedir que terceros lleven a cabo una utilización no autorizada de marcas idénticas o muy similares para los mismos o similares productos o servicios y también podrá oponerse al registro y pedir la cancelación de marcas de terceros que infrinjan sus derechos.

No pueden registrarse como marcas aquellos signos que carezcan de distintividad, p.e. el nombre genérico del producto o servicio al que pretende aplicarse la marca; tampoco está permitido, entre otros, el registro de signos que puedan inducir a error al público o que sean contrarios al orden público y las buenas costumbres.

De manera general, una de las condiciones para poder obtener el registro de una marca es que no se encuentre previamente registrada o solicitada para la misma categoría de productos o servicios por un tercero. Así, el factor tiempo y oportunidad son muy importantes, ya que -como regla general- en caso de disputa sobre una marca- tiene un mejor derecho quien primero depositó su solicitud de registro.

La marca es un activo intangible y, por tanto, susceptible de ser valorado, transferido, licenciado u otorgado en garantía. Desde el punto de vista comercial, su protección resulta muy aconsejable indispensable ya que constituye la carta de presentación de la empresa, el resumen de su prestigio en el mercado y una potente herramienta publicitaria.

Podemos tramitar la protección de su marca a nivel nacional en España o en cualquier país del mundo, a nivel la UE en su conjunto (en bloque) o a través del Sistema de Registro de Marca Internacional en uno o mas de los 88 países adheridos.

MARCA
ESPAÑOLA
Marca de la
Unión Europea
MARCA
INTERNACIONAL

El derecho sobre la marca se obtiene a través de un procedimiento administrativo de registro ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Pueden registrarse como marcas las palabras, los dibujos, logotipos, así como también los envases y formas de los productos.

Dentro de las etapas del procedimiento de registro ante la OEPM está previsto un período dentro del cual terceros que consideren lesionados sus intereses tienen la posibilidad de oponerse al registro solicitado, p.e. el titular de una marca idéntica.

La marca española se rige por lo previsto en la Ley 17/2001 de Marcas, que regula, entre otros, las prohibiciones de registro, el trámite, los derechos del titular y sus limitaciones y las acciones de que dispone para la defensa de sus derechos.

La protección concedida por el Registro abarca todo el territorio español y tiene una duración de 10 años, susceptibles de ser renovados por sucesivos períodos de igual duración.
Todo acto de transferencia, licencia o gravamen de una marca debe ser inscrito ante la OEPM para ser oponible a frente a terceros de buena fe.

A través del registro de una marca comunitaria ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior-OAMI, se obtiene una protección unitaria y uniforme en todo el conjunto de los 27 países de la Unión Europea. Así una marca comunitaria surte efectos en todo el territorio de la Unión y sólo puede ser cedida respecto de todos ellos.

La marca comunitaria se rige por una normativa común contenida en el Reglamento Nº 207/2009, siéndole de aplicación la legislación nacional de cada país relativa a las acciones de defensa del derecho.

Igual que en el caso de la marca española, la marca comunitaria se concede por 10 años, susceptibles de ser renovados sucesivamente. En el procedimiento administrativo de registro de una marca comunitaria también se prevé una oportunidad para que terceros que se consideran afectados puedan oponerse a la concesión del registro.

A diferencia de las marcas españolas, las marcas comunitarias pueden ser anuladas o declarada su caducidad en sede administrativa ante la OAMI.

Si el cliente desea la protección de su marca, patente o diseño sólo en un país determinado; o, si su plan de internacionalización incluye países que no forman parte de los convenios internacionales a los que se encuentra adherida España, MQP cuenta con una amplia red internacional de colaboradores profesionales de primer nivel, gracias a los cuales podemos gestionar su propiedad industrial alrededor del mundo. Asimismo, nos encargamos por cuenta del cliente de obtener todas las traducciones, legalizaciones y demás documentos exigidos por la legislación específica de cada país. También ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de contratar un servicio personalizado de vigilancia internacional que les permite conocer oportunamente la existencia de solicitudes y registros de terceros que pudieran ser lesivos a sus intereses.